Diario de Asturias

Noticias del mundo rural asturiano. Edita y dirige: Gonzalo Gayo

Diario Tineo

El CDTL (Centro de Dinamización Tecnológica Local) es un servicio del Ayuntamiento de Tineo que se viene prestando desde el año 2001 con el nombre de Telecentro y que es gestionado directamente por el Gobierno del Principado de Asturias.

Diario del Narcea

La Agencia de Igualdad es un servicio que proporciona asesoramiento técnico para llevar a cabo políticas de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres, especialmente para facilitar el acceso de las mujeres al empleo y la formación.

Diario Somiedo

Más de ciento cincuenta árboles, serbales del cazador, crecerán en los alrededores de Pola de Somiedo gracias a los escolares del concejo y de los colegios de Belmonte de Miranda y Teverga. Los niños pusieron su granito de arena a la biodiversidad

Diario Valdés

El Ayuntamiento de Valdés a través de la Oficina de Información Juvenil y en colaboración con el Conseyu de la Mocedá del Principáu d´Asturies organiza cinco talleres con el fin de facilitar la búsqueda de empleo. ¡¡¡¡ULTIMAS PLAZAS!!!!!

EL OCCIDENTE DE ASTURIAS, LOS VAQUEIROS DE ALZADA Y LAS BRAÑAS

En el Occidente de Asturias existe un gran declive económico

En el Occidente de Asturias existe un gran declive económico en el mundo rural por el abandono de las brañas que eran habitadas por los vaqueiros de alzada no hace mucho tiempo. Hoy muchas están abandonadas por la falta de apoyo y estímulos que permitan el asentamiento de descendientes y jóvenes

A lo largo del pasado año he realizado en la Universidad de Valencia, en el Diploma de Turismo Rural y Desarrollo Local, bajo la dirección de María José Vañó, y he podido aprender de la existencia de un sin fin de posibilidades que ofrece los programas de la Unión Europea, los mecanismos para su implementación en el territorio rural, su desarrollo en zonas deprimidas de Europa que hoy comienzan a vislumbrar un futuro esperanzador que me reafirman en la importancia de la economía social y especialmente del cooperativismo para llevar a cabo proyectos que sin duda permitirían en el Occidente de Asturias y en las brañas vaqueiras afrontar los graves problemas que hoy afectan a la despoblación, abandono de las brañas y la pérdida de unas profundas raíces culturales.

La Declaración de Cork de 1996, dice “el desarrollo rural sostenible debe constituir una prioridad de la Unión Europea y convertirse en el principio fundamental que sustente toda la política rural en el futuro inmediato y tras la ampliación. Sus objetivos deben ser el proceso de emigración del campo, combatir la pobreza, fomentar el empleo y la igualdad de oportunidades, responder a la creciente demanda de calidad, salud, seguridad, desarrollo personal, ocio y mejorar el bienestar de las comunidades rurales”

Así pues, estudiados los distintos programas de ayuda de la UE y desarrollados en los varios ejes del plan de zona para el Occidente de Asturias, así como los conocimientos aportados en la Universidad, Agentes de Desarrollo Local y expertos consultados, y entroncando con mis raíces vaqueiras llego al convencimiento de la necesidad de crear la figura de Agenda de Desarrollo Local para las brañas vaqueiras del Occidente de Asturias a través del programa Leader + en los ejes 3 y 4 que permita potenciar y comunicar las posibilidades de futuro desarrollo sostenible de las brañas vaqueiras en el siglo XXI

Diario de Asturias
Las Tabiernas, en Tineo.

1.-LOS VAQUEIROS DE ALZADA

Grupo humano asturiano de profundas raíces y costumbres ancestrales

DIARIO ASTURIAS
Guardianes del paraiso.

Los vaqueiros de alzada de Asturias constituyen un grupo humano asturiano de profundas raíces y costumbres ancestrales cuyos orígenes aun son motivo de estudios

-Cooperación entre agentes de desarrollo: el desarrollo rural exige la implicación tanto de las administraciones públicas como de los agentes económicos y sociales de la zona a fin de impulsar proyectos emprendedores en la mejora de las condiciones de vida de los vaqueiros de alzada. Por ello en la puesta en marcha del plan de zona debe incluir actuaciones en las brañas vaqueiras para que estas se beneficien de la inversión directa por parte del Gobierno de Asturias y de la Administración General del Estado como la convocatoria de subvenciones a promotores públicos y privados que impulsen proyectos beneficiosos para el desarrollo rural.

Los vaqueiros de alzada han sido y son los verdaderos guardianes del paraíso natural que es hoy Asturias. Su actividad ganadera y los amplios pastos por los que han transitado durante siglos en la trashumancia contribuyen a conservar intacta una naturaleza que hoy es el mayor patrimonio de los asturianos.

-Complementariedad: las actuaciones subvencionadas se articularán de forma coherente con otros proyectos o programas financiados por otros instrumentos o fondos tanto comunitarios (en particular el Programa de Desarrollo Rural 2007-2013 financiado por FEADER) como nacionales, autonómicos o locales siendo de especial interés el asimilar la experiencia cosechada en estos últimos años en otras regiones a fin de implantar modelos de éxito en aldeas y pueblos abandonados.

-La naturaleza y la vida de los vaqueiros se funden en una larga historia que ha marcado la forma de ser de estas gentes nobles, amantes de su libertad y laboriosas a lo largo del occidente de Asturias.

- Participación social: las entidades representativas del tejido económico y social de la zona se integran en un órgano de seguimiento del Plan de Zona, y se facilitarán asimismo mecanismos de información y participación dirigidos al conjunto de la población por lo que la implantación de un Agente de Desarrollo Local deberá trasladar las necesidades de inversiones y ayudas de cara al periodo 2014-2020 en el marco de la nueva PAC, actualmente en negociación por las autoridades europeas. Por otro lado, con el fin de evitar daños al patrimonio cultural, aquellos proyectos a realizar bajo este plan y que así lo requieran, deberán contener un apartado específico de afecciones al patrimonio cultural, de acuerdo con el artículo 35 de la ley del Principado de Asturias, 1/2001, de 6 de marzo de Patrimonio Cultural. Es por ello que se propone un inventariado ambiental, poblacional y arquitectónico de cada braña vaqueira así como su protección por su importancia en la preservación natural y cultural.

Un colectivo que tuvo por bandera la libertad dada su plena convivencia con la naturaleza lo que le granjeó conflictos en los oscuros tiempos de la Edad Media y la discriminación de la Iglesia y la población costera conocida como xaldos.

Gaspar Melchor de Jovellanos definió a los habitantes de las brañas como “vaqueiros” porque vivían de la cría de ganado vacuno, y “de alzada” porque su asiento no es fijo, sino que “alzan” su morada y residencia para emigrar anualmente, al llegar la primavera, con sus familias y ganados a los altos pastos.

- El mantenimiento de las actividades agrarias y ganaderas, suministradoras de bienes de consumo y materias primas de calidad, soporte de un importante tejido económico y social y garantía de conservación del paisaje rural asturiano siendo de interés la implantación de una marca de calidad vaqueira que identifique los productos naturales y servicios hosteleros en la zona, desde la calidad de la leche y la carne alimentada con pastos frescos y al aire libre en las alzadas, así como la elaboración de productos artesanos y una red de hospedaje y gastronomía vaqueira regentada por vaqueiros de la zona.

Diario de Asturias
Guardianes del paraiso.

Los vaqueiros rigen su vida y costumbres en una mágica comunión con la naturaleza. Para el mes de mayo las familias subían con el ganado hasta las montañas del interior en busca de frescos prados para regresar de cara al invierno a las brañas más próximas a la costa donde las comunidades vaqueiras desarrollaban sus actividades. Hay dos fechas que marcan el inicio y fin de la alzada: San Miguel de Mayo y San Miguel de Septiembre.

- Una mejor integración, desde la óptica territorial, de las medidas de desarrollo económico, de conservación y restauración del patrimonio natural y cultural y de dotaciones de infraestructuras y servicios que redunden en la mejora de la calidad de vida y el bienestar de la población rural, avanzando en la aplicación del principio de solidaridad y de cohesión entre territorios y de la igualdad de derechos y de oportunidades entre todos los ciudadanos, con independencia del medio rural o urbano en el que residan.

Llegado el otoño los vaqueiros regresan de las altas montañas del interior a las zonas bajas junto a la costa. La revolución de los transportes ha afectado, lógicamente, a este viaje ancestral entre las brañas, que ahora se hace con medios motorizados, subiendo y bajando el ganado y los enseres con camiones, en vez de formar las ‘procesiones’ que antaño realizaban las familias enteras con sus enseres practicando la trashumancia.

La amplia cultura vaqueira se centra principalmente en costumbres, bailes, vestimenta y un amplio folklore que se conservaban aun hoy en las brañas, sin influencias externas.

También destaca el sentido solidario vaqueiro que está recogido por Acevedo cuando narra como en todas las brañas existía el cargo de celador de la caridad que se ejercía por turno entre todos los vecinos.

Su misión era la de socorrer a los pobres y transeúntes que pasaran por la braña, ofreciéndoles cama y comida para que continuasen viaje.

vaqueiros

Jovellanos, con su entusiasmo ilustrado, describe en sus cartas a los vaqueiros como el pueblo más libre de la tierra; “Créame usted, amigo mío, estas gentes lo serían del todo, y su independencia será la medida de su felicidad, si con tantas precauciones no los forzase todavía la necesidad a buscar otros medios de subsistir una fortuna más amarga y ganada con mayor afán”.

La población vaqueira está muy dispersa por los diversos concejos en el Occidente de Asturias. Algunas de las brañas vaqueiras más conocidas son Argumoso, Carlangas, Las Tabiernas, Bustillan, Lago, Brañaseca, La Rondiella, Gallinero, Busfrío, Llendepín, La Bordinga, La Puerca, Teixidiello, Los Gayuelos. Los vaqueiros poseen además apellidos propios como Ardura, Acero, Antón, Arnaldo, Berdasco, Calzón, Cano, Blasón, Gancedo, Parrondo, Riesgo, Redruello, Mayo, Sirgo, Gavilán. Gayo, Feito y Garrido. Dicen los cantares vaqueiros que “Antes que Dios fuera Dios y el sol diese nestos riscos, ya los Feitos eran Feitos y los Garridos, Garridos”.

La población vaqueira es laboriosa como ninguna otra. La mujer es, como en la mayor parte de las aldeas asturianas, una verdadera esclava del rebaño o de la tierra.

Vaqueiros

De niña, comienza apacentando al ganado y recogiendo en cestas por caminos y veredas públicas aquellas sustancias que han de servir de abono a la tierra; de joven es leñadora, ara y “sacha” la tierra, ordeña, extrae la manteca, fabrica requesones y baja, en los días de mercado, a la villa a vender leche, requesón, lino y manteca; de mujer súmanse en ella todas las rudas labores de la niña y la joven con los importantes cuidados de la maternidad.

Los vaqueiros de alzada constituyen una de las culturas vivas más importantes de Asturias por su inalterable variación a lo largo de los siglos y pese a las discriminaciones sufridas por la Iglesia y los xaldos, población asentada en las zonas agrícolas de Asturias desde la edad media y debe ser motivo de apoyo en la recuperación para las futuras generaciones.

Los vaqueiros se extienden por todo el occidente de Asturias, el norte de León y parte de Galicia. A los vaqueiros se les identifica por apellidos propios a este colectivo entre los que destaca Gayo, Cano, Feito, Garrido, Barrero, Parrondo, Freige, entre otros.

2.-OCCIDENTE DE ASTURIAS

Los vaqueiros de alzada habitan en la Zona Occidental de Asturias.

Diario de Asturias

Occidente Asturias. /G.Gayo

Los vaqueiros de alzada habitan en la Zona Occidental de Asturias. Esta zona constituye casi la mitad de la superficie regional aunque solo representa el 13,4 % de la población del total de la región (144.146 de los 1.078.383 habitantes con los que contaba Asturias según los datos del INE), lo que supone la existencia de una densidad media (25,1 Hab./ ./km2 ), muy inferior a la regional (101,6 Hab./km2 ).

La disminución de la población en las últimas décadas, un acusado envejecimiento, una muy baja natalidad, un desequilibrio entre sexos favorable a los hombres, y una escasa inmigración, son las principales características demográficas de la Zona; si bien es preciso apuntar la existencia de fuertes contrastes entre los municipios costeros y los del interior, pues mientras en los litorales las condiciones topografías más favorables, el mayor desarrollo económico y la existencia de asentamientos de carácter semiurbano hacen que se atenúen en gran medida los problemas demográficos antes apuntados, en los concejos interiores todas los parámetros utilizados presentan, como más adelante se verá, valores muy negativos.

El elemento más llamativo es el desequilibrio en la distribución de la población, con una zona costera bastante poblada y las montañas del interior muy despobladas y necesitadas urgentemente de acciones contempladas en los programas de la UE pero que apenas llegan en programas e inversiones a las zonas de alta montaña.

vaqueiros
Los paisajes asturianos. /G.Gayo

Los vaqueiros estuvieron presentes en la práctica totalidad de los concejos asturianos aunque la gran mayoría se asentaron en las parroquias pertenecientes a los concejos occidentales e interiores del Principado en torno a pequeñas brañas asentadas en las laderas de las montañas próximas a la costa por su carácter defensivo, en cuyas edificaciones dispersas unas de otras y en prados a 45 grados de inclinación.

Las brañas están ubicadas en las laderas de los valles y suelen estar rodeadas de campos ricos en pastos y abundantes recursos acuíferos, donde el ganado se alimenta en semilibertad.

Aunque la compleja tipología de las brañas se ve influida por las distintas evoluciones de estas rudimentarias construcciones a lo largo de la historia y por las variaciones en el tamaño, estas se pueden clasificar básicamente en dos tipos. Las habitadas durante los meses de verano y las de invierno

Vaqueiros

Cercadas en algunos casos por muros de piedra, estas propiedades albergan en su interior unas de las construcciones más interesantes y arcaicas de toda la Península Ibérica. Además, hay una característica muy común, las brañas están situadas en zonas con grandes pendientes y desniveles en un principio por su carácter defensivo evitando así las constantes invasiones que sufrían las poblaciones de la costa

Esto influye también en el modo de vida, aprovechándose los terrenos principalmente para el pasto del ganado y de forma secundaria para la agricultura. La altitud y las características de los suelos marcan el modo de vida aislados del resto de poblaciones en la costa y dedicándose en exclusiva a la ganadería y el comercio de mercancías con León. En las zonas altas es más difícil dedicarse a cultivar, porque las condiciones no son las mas idóneas. Por eso los vaqueiros siempre se dedicaron a la cría de ganado como actividad principal para poder subsistir y por la libertad que ello representa.

De los datos anteriormente citados se desprende que no existen grandes centros poblacionales que absorban a la mayor parte de los habitantes, sino que el territorio se caracteriza por una gran diseminación.

Diario de Asturias
Las brañas vaqueiras. /G.Gayo

El término braña hace referencia al hebreo branna pasto de verano y a la palabra brano que en bable significa estación veraniega. Actualmente, las brañas que mejores se conservan se encuentran en los concejos de Tineo, Valdés, Cudillero, Villallón, Somiedo y Cangas de Narcea.

Las brañas vaqueiras asi como en el resto del Occidente de Asturias se caracterizan en lo que afecta a su población por:

• Tendencia al despoblamiento: se advierte un claro descenso del número de habitantes en todos los municipios del occidente de Asturias y sigue constante esta tendencia.

Vaqueiros

• Población envejecida: es una consecuencia lógica derivada del despoblamiento que, por otra parte, constituye una característica generalizada en toda la región, especialmente en las zonas rurales. Las pirámides de población muestran su parte más voluminosa en las franjas comprendidas entre los 60 y 75 años de edad.

• Tasa de crecimiento negativa: la tasa de crecimiento vegetativo en toda la comarca es negativa.

• Densidad de población inferior a la media regional: si atendemos a la densidad de población de Asturias.

3-LA VIVIENDA

El 8,2% se localizaban en la Zona Occidental.

vivienda vaqueira
Vivienda vaqueira. /G.Gayo

El censo de población y vivienda del año 2001 registró la existencia de más de medio millón de viviendas en el Principado, de las que tan sólo el 8,2% se localizaban en la Zona Occidental

- Productos de la agricultura, ganadería y del monte, incluidas la primera y segunda transformación industrial de los mismos y su comercialización.

La relación entre el número de viviendas y la superficie muestra cómo en Asturias había un promedio de 49,3 viviendas por cada km2, mientras que en occidente esta relación descendía hasta las 7,5.

La causa de esa notable diferencia no sólo es la menor ocupación del la Zona occidental, sino también el predominio de la baja densidad de asentamientos, puesto que el número de núcleos de carácter semiurbanos es reducido (téngase en cuenta que las cifras hacen referencia a viviendas, no a edificios).

4.-ECONOMIA VAQUEIRA Y DEL OCCIDENTE

La trajinería permitía obtener unos ingresos muy importantes

vaqueiros
La trajinería. /G.Gayo

La principal actividad económica de la comunidad vaqueira, como su propio nombre indica, es la ganadería vacuna. Esta práctica constituía el principal sostén de una sociedad rural autosuficiente cuya principal fuente de ingresos es la venta de leche y terneros.

Los vaqueiros asturianos al igual que los pasiegos cántabros y los vecinos maragatos leoneses, ejercían una ganadería de tipo trashumante que se fundamentaba principalmente en el ganado vacuno y que trajo consigo actividades como la arriería y trajinería que aparecen asociadas a los vaqueiros desde tiempos inmemoriales.

La trajinería practicada por los vaqueiros en tierras de León y Asturias permitía obtener unos ingresos muy importantes con los que poder adquirir el maíz y el lino que no crecía en sus tierras. La braña no produce ni es capaz de producir lo necesario para la vida así es que muchos vaqueiros formaron recuas y se dedicaron al transporte de mercaderías a las poblaciones del interior, y al alquiler de sus mulas para largos viajes hasta incluso Madrid, viaje que se hacia en trece días desde Argumoso (Valdes).

Junto a las vacas, los vaqueiros tienen mulas y caballos (entre 3 y 5, normalmente), muy preciados por ellos, mejor tratados incluso que las vacas, pues obtenían de ellos las mayores riquezas y permitía disfrutar de mayores rentas al reston de población asturiana, lo que sin duda granjeó las envidias y discriminaciones sufridas en tiempos de la Edad Media.

Diario de Asturias
Las pulientas. /G.Gayo

Poseían buenas recuas de animales, lo que junto a su conocimiento de las vías de comunicación entre Asturias y León, la abundancia de pastos en sus tierras y la necesidad de obtener recursos económicos con los que subsanar la falta de producción agrícola de sus comunidades, les llevó a desempeñar con asiduidad y con provecho estas actividades que fueron pioneras en el desarrollo del comercio y el transporte en Asturias con el resto de España.

Así, los vaqueiros desempeñaron un papel importantísimo en el comercio entre Asturias y Castilla. Llevaban manzanas, castañas, pescado en salazón… a Castilla; comprando para su venta en Asturias centeno, lino, patatas, vino… Con las ganancias así obtenidas podían comprar el maíz en el que basaban fundamentalmente su dieta basada en la harina de maiz con las que se preparaban las pulientas-

Este comercio interregional era propio del verano (arriería), cuando los pasos de la Cordillera estaban libres de nieve. En invierno se dedicaban al comercio dentro de Asturias (trajinería), poniendo sus recuas al servicio de madereros o carboneros, entre otros, completando su actividad ganadera.

Diario de Asturias

El comercio, la arriería y la trajinería son actividades que otorgan al colectivo vaqueiro ciertos visos de modernidad económica y prósperidad, lo que fue motivo de envidias en las aldeas xaldas y una nobleza que contó con el apoyo de la Iglesia católica a instancias de quienes trataban de acaparar las tierras de los hombres y mujeres libres de Asturias.

La nobleza utilizó a la Iglesia para aislar a los vaqueiros a los que recriminaba duramente las actividades y formas de vida, sancionando con la marginación y el aislamiento del colectivo pese a pagar estos los diezmos en las alzadas y en las brañas de la costa. Las familias privilegiadas (nobles, señores, etc...) fueron los creadores de los injuriosos orígenes atribuidos a los brañeros y contribuyeron eficazmente a mantenerlos y divulgarlos, de forma, que arraigaron fuertemente ante la población asturiana. De hecho, la nobleza consiguió sus fines y arrebató las propiedades centenarias de los vaqueiros con falsas escrituras y con la participación de los monasterios de Corias y Obona.

De hecho, lo primero que hicieron es crear leyendas que pusieran en cuestión la procedencia de los vaqueiros pese a estar demostrado que los vaqueiros son el colectivo más primitivo en el origen poblacional de Asturias y que ha permanecido inalterado en sus costumbres y genética hasta mediados del siglo XX. La nobleza y la Iglesia consiguieron que existieran muchas rencillas entre vaqueiros y xaldos.

Diario de Asturias

En San Martín de Luiña, importantísimo núcleo de población en tiempos no muy lejanos, es en la actualidad uno de los puntos claves de la historia vaqueira. Antiguamente, en muchas de las iglesias en donde abundaba la población vaqueira, se colocaba en el suelo o en una viga del techo una inscripción en la que se señalaba la prohibición de que los vaqueiros se colocaran en la parte delantera del templo. En el pavimento de la iglesia de San Martín de Luiña, se puede leer todavía la inscripción en la piedra del suelo “no pasan de aquí a oír misa los baqueros”.

Discriminacion y libertad

En Santiago de Novellana (Cudillero) se llegó al máximo en la discriminación con los habitantes de las brañas. Acababa de constituirse en parroquia separada cuando pasó por el lugar Jovellanos, en 1792, quien anotó en sus Diarios que “hay un pleito escandaloso con los vaqueros , a quienes no se les quiere dar la Sagrada Comunión sino a la puerta de la iglesia, ni dejar internarse en ella a los divinos oficios. Es el caso que los hijosdalgo tienen lugar preferente en la iglesia para toda concurrencia. Los plebeyos, conforme con esto, pretenden lugar preferente a los vaqueros, y éstos luchan por no ser menos que los plebeyos. ¡Cuánto querrá el Cielo vengar a la mayor parte del género humano de tan escandalosas y ridículas distinciones”, dejó escrito Jovellanos

Los frecuentes enfrentamientos por las propiedades y principalmente por los pastos, dieron lugar a rencillas y envidias entre vaqueiros y otros campesinos o aldeanos, sobre todo durante los años de malas cosechas y hambrunas. A ello se suma su doble domicilio y pastos que permitía a los vaqueiros una saneada economía familiar y más próspera que en el resto de una población arraigada a señorios, conventos y monasterios a los que servir. También, el empadronamiento en las alzadas de las montañas libraba a muchos de las levas forzosas del ejército, con el consiguiente fastidio de los aldeanos que si tenían que cumplir con las exigencias.

Diario de Asturias

Es por ello que trataron de extender la creencia de que los vaqueiros se conceptuaban como “extranjeros y viandantes no vecinos” según se dice en un pleito de 1527, y todavía en 1752, el ministro de Fernando VI, Marqués de la Ensenada, ordenaba que se apremiase a los muchos vaqueiros de Asturias que vivían sin residencia fija, sin entrar en los sorteos de quintas para el ejército y sin pagar tributos, y se les obligase a empadronarse…

Las peculiaridades culturales consecuencia del aislamiento de estas comunidades no eran muy bien recibidas por el resto de los vecinos, que miraban a los vaqueiros con recelo y desconfianza. En Naraval se acotaba el lugar de los vaqueiros con una viga tendida de través; en otros puntos, un arco; en algunos, una puerta, y en algunos, una línea... Cuando los vaqueiros bajan al mercado o a la romería a alguna villa, tenían que armar sus bailes en un lugar apartado de los demás xaldos o marmuetos. En algunas tabernas cuentan nuestros mayores que se les servía la bebida en vaso de cuerno en vez de cristal y la discriminación pronto se extendió en las escuelas y en la falta de servicios publicos en las brañas hasta llegado el siglo XX. Hasta casi el año 2000 no llego la iluminación pública a los caminos de Ariestébano y parte lo pagaron los vecinos de la braña para acallar algunas protestas de los vecinos de Luarca que consideran prioritario otras inversiones en la población.

En las Constituciones Sinodales del Obispo Agustín González Pisador, publicadas en el año 1786 se recogen recomendaciones a los párrocos de que no permitan la promiscuidad sexual que se daba en las brañas, majadas, vegas e invernales, pero sin especial mención hacia los vaqueiros. En 1844 se emitió una orden en la cual se decía que debían quitar todas las marcas que impidiesen a los vaqueiros mezclarse con el resto de la población y así empezó a cambiar la situación en el siglo XIX hasta una integración a fuerza de asfixiar a las brañas aunque no faltaron episodios como en 1820 cuando los vaqueiros de la parroquia de Novellana, cansados de sufrir injusticias, un domingo, a la puerta de la iglesia, arremetieron a ocupar un lugar en el templo mezclados con los del estado llano al igual que en Naraval donde Santiagon, un corpulento vaqueiro arranco la viga de madera y le predio fuego a la puerta de la iglesia. También, en 1844 encontramos una instancia dirigida al jefe político o gobernador civil a fin de que los vaqueiros de Brañalonga cumpliesen la inmemorial costumbre de situarse en el templo separados de los restantes parroquianos. La resolución, favorable a los de las brañas, se publicó en el Boletín Oficial de Oviedo de 7 de junio del citado año.

Hoy, para explicar la marginación de los vaqueiros de alzada, aún vigente en ciertos casos, debemos recurrir a su aislamiento respecto a los aldeanos. Tras la constitución de la Asociación de los Vaqueiros de Alzada solicitamos a la Iglesia el reconocimiento y el perdón por los abusos cometidos a nuestros antepasados, hecho que se produce en una carta parroquial del párroco Cándido de Tineo en el mismo año que se constituye la asociación.

CULTURA Y FOLKLORE

Zona Montañosa

vaqueiros
Ritmo y cultura oral.

En el Occidente destaca la música vaqueira o vaqueirada que se caracteriza por un predominio del fuerte ritmo sobre la melodía; por el uso de instrumentos de percusión que requieren de un tono de voz alto y de un estilo adecuado para este acompañamiento, es decir, cortado pero no carente de adornos, pues éstos son propios de toda creación popular si bien es cierto que son mucho más acusados que en la asturianada.

Las letras muestran la libertad y sentido de humor de los vaqueiros, siempre con grandes dosis de picante y vivacidad en las letras y que aun hoy contrasta con el resto del folklore astur.

vaqueiros

Las letras reflejan la libertad y alegría vivida en las montañas en primavera y verano, las discriminaciones y enfrentamientos sufridas en los otoños e inviernos, y la alegria de la vida cotidiana vaqueira.

El vaqueiro es bullicioso, alegre y expansivo en sus fiestas populares. En invierno destacan sus filazones o filandones, los domingos sus bailes, que celebra al volver del mercado, bajo un sombrío castañedo, en el pajar o a campo raso, en un recodo del camino, donde otros vaqueiros acuden al son de la “paietsa” y el ritmo que marca la llave que golpea el vidrio de una botella de anís.

En las brañas se tiene por auténtico las canciones que van marcando el ritmo con la sartén y el pandeiro; lo que se acompaña con las castañuelas de los danzantes o el acordeón, instrumento éste que, penetró muy tardíamente en el ámbito vaqueiro, pero con una gran pujanza. Según esto podríamos hacer una primera división de los bailes vaqueiros según el tipo de instrumento con el que se acompañan.

Diario de Asturias
Grupo de folklore.

El grupo de bailes antiguos o tradicionales son las vaqueiradas que constituyen las danzas más propias de los vaqueiros de Alzada y se ejecutan con un primitivismo que es causa de su encanto y gozan de gran variedad según las brañas o concejos como la Gallegada, baile de alegre compás en seis por ocho; la Media Vuelta, y la Araña, ambas con compás de tres por cuatro.

El baile del pandero se halla muy difundido en toda Asturias, no sólo entre los vaqueiros de los que es propio. Su ritmo casi exclusivo es el de seis por ocho. Se colocan hombres y mujeres en dos hileras respectivas, frente a frente, y portando cada bailador unas castañuelas.

vaqueiros

Un segundo grupo de bailes, según esta clasificación por instrumentos, lo constituyen los bailes que los vaqueiros consideran más modernos y son aquellos en que acompañan con las castañuelas la danza, siendo la voz frecuentemente la de los danzantes, a este grupo pertenece el Arrobau.

La payetsa, es una sartén de hierro como las de antes, de hierro macizo de unos veinticinco centímetros de diámetro y provista de un largo mango. La llave es también de hierro con la que se golpea la base y el mango marcando el ritmo.

Para conseguir los ritmos rápidos de seis por ocho, muy comunes entre los vaqueiros, las mujeres pasan la llave sobre el filo del mango de la sartén siempre hacia arriba, sin levantar en ningún momento la llave de la payetsa, produciendo un sonido que como ellas dicen debe ser: "Táctan-Tácatan...".

Diario de Asturias

De entre los instrumentos usados por el pueblo vaqueiro, es el pandero redondo el más usado y conocido. Compartido con el resto de las gentes asturianas y las del norte español, el pandero acompaña con la sartén lo más "antiguo" que se baila en las brañas vaqueiras y que constituye una inmensa riqueza cultura que urge recuperar para las futuras generaciones.

El pandero redondo usado por los vaqueiros es en su materialidad un gran aro de madera (aproximadamente de unos 40 ó 50 centímetros de diámetro), muy frecuentemente de castaño.

Este listón de madera tiene normalmente unos 10 ó 12 centímetros de ancho, presentando una escotadura en el borde para facilitar el agarre con la mano izquierda; la madera se doblaba formando el arco por medio de un complicado procedimiento a base de calentar la madera en calderas de agua hirviendo.

Diario de Asturias

Os vaqueiros son vaqueiros,

etchos mismos lo xuraron;

y vale más un vaqueiro

que veinticinco aldeanos.

La Braña de Candanosa

ta metida entre dos rius;

quien la pudiera sacare

a lus compus más floridus.

Vaqueirinas de Cezures

¿dundi tineis la vacada

en la Braña de Brañietcha

frente a la Rebotchada.

Si vas a Puerto Somiedo

has de traeme una vaqueira;

no me la traigas muy grande

que la quiero medianeira.

En Genestosa hay un mozo,

en Paniceires no hay nada;

en San Fructuoso da el sol

y en Orderías la helada.

Lus Vaqueiros vansi, vansi,

quedan las penas oscuras,

ya que se acabou la parola

y el cortejar de dalgunas.

Vaqueirina, las túas vacas

son de bouna condición,

van de beber a la laguna

y se vuelven cara al sol.